indiba suelo pelvico bolas chinas

¿Qué es el prolapso? Definición, tipos y tratamiento

La salud sexual de las mujeres es un tema todavía bastante tabú para muchas de nosotras. Un ejemplo de ello es el prolapso, que es una disfunción que muchas de nosotras padecemos, uno de los problemas más comunes que tenemos y del que tan poco hablamos.

Es muy probable, que muchas de vosotras no sepáis lo que es el prolapso aunque lo estéis padeciendo. Hoy os queremos contar qué es, qué síntomas tiene para que lo podáis identificar y comentaros qué tratamientos existen para combatirlo.

Prolapso

El prolapso es el descenso, en mayor o menor grado de uno o varios órganos que se encuentran en la cavidad pélvica (vejiga, vagina y útero, recto o ano). En su máxima gravedad este descenso de órganos puede salir al exterior de nuestro cuerpo.

Un prolapso aparece cuando se debilitan los músculos del suelo pélvico. Al debilitarse no pueden realizar la función de sujetar los órganos y se produce el prolapso. La debilidad de esta musculatura depende un poco de cada persona, de su fisionomía, genética y patologías. Algunas de las causas más comunes para que se produzcan prolapsos son:

  • Partos
  • Hiperpresión en estos músculos de manera continuada (tos crónica, estreñimiento crónico, levantar peso habitualmente…).
  • Descenso del nivel de estrógenos con la menopausia.

Se trata de una disfunción física que nos va a provocar un deterioro de nuestra calidad de vida social y sexual.

Tipos de Prolapso

Dependiendo del órgano que descienda podemos hablar de diferentes tipos de prolapsos:

Prolapso en el compartimento anterior

Se trata del descenso de la vejiga (cistocele) o que lo que descienda sea la uretra (uritrocele).

Prolapso en el compartimento medio

En este caso es el útero el que desciende (historocele) o la cúpula vaginal.

Prolapso en el compartimento posterior

Cuando lo que desciende es el recto (rectocele) o los intestinos (enterocele).

Síntomas del prolapso

Los síntomas que te van a advertir de que tienes un prolapso pueden variar dependiendo del tipo de prolapso que tengas y del grado en el que se encuentre. Hay casos de prolapsos tan leves que no se percibe ningún tipo de síntoma.

Igual que hay gente que puede no presentar síntomas hay mujeres que pueden tener uno o varios síntomas. Siempre que se presente algún tipo de síntoma te recomendamos que acudas a un especialista para que sea él el que te valore y te diagnostique de manera correcta.

Síntomas vaginales y pélvicos

  • Sensación y la pesadez de que tienes una bola dentro de la vagina.
  • Dificultad a la hora de introducir un tampón, o que éste se salga una vez está dentro de la vagina.
  • Dolor o molestia durante y post relaciones sexuales con penetración.
  • Disminución de la excitación y de la sensación del orgasmo.

Síntomas urinarios e intestinales

  • Incontinencia urinaria de urgencia.
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo
  • Incontinencia urinaria mientas tienes relaciones sexuales.
  • Tener ganas de orinar muy frecuentemente (más de 8 veces al día)
  • Tener con frecuencia infecciones de orina.
  • Tener dolores a la hora de orinar o hacerlo de manera incompleta.
  • Dificultad para controlar los gases.
  • Sensación constante de ganas de ir al baño.
  • Estreñimiento que requiere apretar en exceso e incluso ayudar con los dedos a la expulsión de las heces.

¿Cómo ayuda la fisioterapia de suelo pélvico al prolapso?

Los síntomas del prolapso se pueden aliviar tomando ciertas medidas. Es importante mantener los músculos del suelo pélvico saludables, por eso la fisioterapia es un indispensable para acabar con los síntomas del prolapso, pero no siempre es suficiente. Dependiendo del grado de prolapso en el que te encuentres esto es lo que debes hacer.

Grados 1 y 2 de prolapso

Son los grados más leves de prolapso. En estos casos la fisioterapia de suelo pélvico es muy efectiva, puedes incluso revertir el prolapso. Como llevamos diciendo durante todo el artículo no todos los prolapsos son iguales y nosotras tampoco, por ello ponte en manos de una fisioterapeuta y tras analizar tu estado de prolapso te aconsejará qué técnicas debes utilizar para acabar con el prolapso.

Grados 3 y 4 de prolapso

En este caso el descenso de los órganos ya es mucho mayor y es necesaria una intervención quirúrgica. Si este fuera nuestro caso, además de la operación, es recomendable realizar fisioterapia de suelo pélvico tanto antes de la intervención como después.

Antes de la operación,  hará que tu musculatura se encuentre de la mejor manera posible para que cuando llegue el momento de intervenir quirúrgicamente tus músculos estén en buen estado.

Después de la operación te ayudará a que los tejidos inflamados mejoren y a recuperar la musculatura del suelo pélvico.

Además, el seguir realizando fisioterapia tras la operación de prolapso te va a ayudar a prevenir que te pueda volver a aparecer, porque sí, aunque lo hayamos quitado si no nos cuidamos y fortalecemos nuestro suelo pélvico puede volver a aparecer un prolapso.

Con la fisioterapia de suelo pélvico podremos reeducar nuestra zona perineal y entrenar toda la zona abdominal. También te ayudará a corregir hábitos posturales, haciendo hincapé en todas las actividades diarias que suponen un riesgo para nuestro suelo pélvico.

Si crees que puedes tener algún tipo de síntomas de los que hemos comentado o quieres saber en qué estado se encuentra tu suelo pélvico para prevenir futuros prolapsos ponte en contacto con nuestras fisioterapeutas especializadas en el mundo de la mujer.